• Lucia Chavez

La importancia de medir la insulina

Actualizado: jun 15

LA INSULINA EN AYUNO

LA IMPORTANCIA DE MEDIRLA


La importancia de evaluar la insulina en ayuno radica en que es una prueba que permite realizar una detección temprana del control del azúcar en sangre (glucosa) y su relación con la salud, mucho antes de desarrollar una enfermedad crónica, en específico, de la Diabetes Mellitus tipo 2.

La insulina es una hormona liberada en respuesta, en particular, al consumo de azúcar y de carbohidratos. Esta hormona ayuda a obtener la energía de los alimentos y también a almacenar el excedente de las calorías resultantes de comer en exceso (no solo por comer azúcar o carbohidratos) en forma de grasa, principalmente en la zona del abdomen.


Estos procesos (obtención de energía y/o almacenamiento) suceden en las células de todo el cuerpo. La incapacidad de las células de responder a la insulina es conocida como “resistencia a la insulina” y es una de las principales manifestaciones de enfermedad asociada con la Diabetes Mellitus tipo 2 (DM2), cáncer y enfermedad cardiovascular; las cuales son las principales enfermedades crónicas degenerativas relacionadas a la nutrición y las primeras causas de mortalidad en México.


En el momento de diagnóstico de Diabetes Mellitus tipo 2 (DM2), la función de las células productoras de insulina del páncreas ha disminuido a casi el 50% de lo normal; si no hay modificaciones en la alimentación, esta función continúa disminuyendo hasta que eventualmente se obtiene una pérdida del control de azúcar en sangre (glucosa). La DM2 es una enfermedad progresiva que inicia varios años antes de ser diagnosticada y se le define como una “glucemia alterada en ayuno” e “intolerancia a la glucosa” (o lo que es lo mismo: intolerancia al consumo excesivo de comida, al azúcar y los carbohidratos) las cuales se manifiestan tiempo después que la resistencia a la insulina.


¿Cuándo empiezas a enfermarte de “diabetes”?

¡Muchos años antes de que ésta sea diagnosticada!

Primero se presenta la resistencia a la insulina, si no se realizan cambios en la alimentación o en el estilo de vida, la enfermedad progresa a pre-diabetes; de continuar sin realizarse cambios, se llega al diagnóstico de Diabetes Mellitus tipo 2.


Se calcula que la enfermedad empieza unos quince años antes del diagnóstico.

La historia natural de la Diabetes Mellitus tipo 2 va precedida por trastornos del metabolismo antes de que se pueda notar una elevación de glucosa en sangre. Este trastorno metabólico, llamado “resistencia a la insulina” se presenta como insulina en sangre elevada, la cual conforme avanza la enfermedad, por agotamiento del páncreas, se disminuye de modo gradual su producción; en consecuencia, se puede observar una elevación de las concentraciones de glucosa en ayunas a falta de concentraciones suficientes de insulina.

Los criterios diagnósticos de diabetes se relacionan con la glucosa alterada. Al observar la insulina en ayuno, en conjunto con otros marcadores de sangre, síntomas y signos, se pueden plantear objetivos de nutrición y de estilo de vida que permiten retrasar el progreso de la enfermedad y prevenir el temido diagnóstico de Diabetes Mellitus tipo 2. Inclusive, una terapia médica nutricional puede procurar la reversión de este diagnóstico, en cualesquiera de sus estadios, hasta de remisión de la Diabetes Mellitus tipo 2.

La Diabetes Mellitus tipo 2 no es una enfermedad para toda la vida. La remisión de la enfermedad es posible.

¿Quién debe medirse la Insulina en ayuno?

Puesto que la insulina en ayuno nos permite detectar de forma temprana una disfunción metabólica que se relaciona con las principales enfermedades crónicas degenerativas relacionadas a la nutrición y las primeras causas de mortalidad en México, es importante realizar la prueba en las personas que cumplan con las siguientes características:

  • Edad mayor a 45 años

  • Estilo de vida: - Sedentarismo - Exceso de peso - Tener apnea del sueño o dormir menos de 5 horas - Exposición a toxinas - Otras enfermedades

  • Ciertos trastornos digestivos

  • Historia de diabetes gestacional, enfermedad cardiovascular o accidente cerebrovascular

  • Síndrome Metabólico

  • Antecedentes familiares de Diabetes Mellitus tipo 2: padre/madre, hermano, hermana

  • Uso de ciertos medicamentos como glucocorticoides, antipsicóticos y/o VIH

  • Trastornos hormonales: síndrome de Cushing, Síndrome de Ovarios Poliquísticos, disfunción de tiroides, hormonas sexuales alteradas

Y en aquellas personas que en el examen físico presenten:

  • Sobrepeso u obesidad

  • Circunferencia de cintura - Hombres > 94 cm - Mujeres > 80 cm

  • Presión arterial elevada

  • Acantosis nigricans (manchas negras en cuello, axilas y algunas articulaciones)

  • Verrugas

  • Depósitos de grasa alrededor de los ojos

  • Vello facial en mujeres

Así como los siguientes signos y síntomas:

· Antojos por carbohidratos

· Hambre intensa

· Grasa acumulada en el abdomen

· Letargo mental

· Letargo después de comer

· Depresión

· Pérdida de cabello

· Zumbidos o sonidos internos en los oídos

· Dolor articular o rigidez

· Cambios en la visión

· Encías sangrantes

· Cambios en libido o disfunción eréctil


El cambio de estilo de vida y una intervención nutricional puntual se consideran efectivas para prevenir el progreso de la Diabetes Mellitus tipo 2.


Para evaluar la efectividad de la terapia nutricional, en caso de que se tengan concentraciones elevadas, es necesario monitorear y reevaluar mensualmente. Con concentraciones moderadas, revaluar cada tres meses junto con el resto de los biomarcadores metabólicos.


Interpretación

La insulina en ayuno se correlaciona con prediabetes con un valor mayor a 9.0 μIU / mL.


Agotamiento páncreas: 0 - 2

Óptimo: 2.01 - 10

Ideal: 3.01 – 5, hasta 10

Deseable: Hasta 15.01

Clínico: 15.01 – 24. 9

Dentro del conjunto de marcadores en sangre para evaluar el cuadro metabólico relacionado con el control de glucosa se encuentran, sin ser una lista exhaustiva, la hemoglobina glucosilada, alanina aminotransferasa (ALT), gamma glutamil transpeptidasa (GGT), triglicéridos, colesterol, anemia, anticuerpos tiroideos, vitamina D, proteína C reactiva hipersensible (PCR-us), hormonas sexuales.





LNCA, NC, Lucía Chávez

100 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo