• Lucia Chavez

Proteína C Reactiva: la importancia de medirla


¿Es tu cuerpo capaz de tolerar tu estilo de vida?

Tu cuerpo tiene maneras de comunicar que tolera lo que comes y la forma en la que vives. Algunas, muy obvias, son la vitalidad diaria, la fortaleza para ser independiente y la sensación de bienestar. Otras, no tan obvias, son la fertilidad y la ausencia de achaques, malestares o enfermedad. En el momento en que se empieza a perder esta tolerancia, mucho tiempo antes de cruzar el umbral, de tener síntomas o de ser diagnosticado con alguna enfermedad, existe un biomarcador en sangre que puede advertirte de la necesidad de hacer cambios.

Este biomarcador se llama Proteína C reactiva ultrasensible y por medio de una simple muestra de sangre puedes identificar lo que tu cuerpo te quiere decir.

Hace unos 80 años se identificó una proteína en sangre, llamada Proteína C Reactiva que se elevaba a partir de algún evento causado por una infección o una lesión. Esta proteína, durante estos procesos inflamatorios, tenía incrementos en sangre muy elevados. Sin embargo, gracias a los nuevos métodos de tecnología, ahora se pueden medir cambios en sangre en muy pequeñas cantidades. Estos ligeros incrementos son indicadores de que se está generando un proceso en el cuerpo de tipo compensatorio, el cual, aunque no es dramático, indica que existe cierta pérdida del equilibrio a nivel celular, ya sea por la presencia de elementos que producen daño o por falta de recursos nutritivos que permiten la reparación. Estos pequeños cambios de esta proteína se llaman Proteína C reactiva ultrasensible (PCR-us). Los valores en sangre de esta proteína son información extremadamente valiosa que te ayudarán a tomar acciones para prevenir que la pérdida del equilibrio resulte en una enfermedad.

Existe una diferencia en la medición en sangre de ambas proteínas, esto se debe a que tienen distinta finalidad. La PCR convencional se mide entre los 10 y los 1000 mg/L. y puede aumentar hasta 1,000 veces durante un proceso agudo como un infarto de miocardio, una intervención quirúrgica, cualquier infección o un traumatismo. La PCR-us, en cambio, se mide en un rango de 0.5 a 10 mg/L y se le ha relacionado al riesgo de enfermedad cardiaca, Diabetes Mellitus tipo 2 y a enfermedades autoinmunes como el cáncer. Inclusive, la PCR-us se ha encontrado elevada mucho antes de tener síndrome metabólico, no solo en adultos sino también ¡en niños!; este síndrome se diagnostica con obesidad abdominal y por tener valores fuera de rango de presión arterial, colesterol HDL, triglicéridos y azúcar en sangre.


La PCR-us, debido a su sensibilidad en los cambios de su concentración en sangre, se considera como un “marcador de riesgo emergente” potente para predecir eventos cardiovasculares, mejor que el colesterol LDL (el tipo de colesterol conocido como “malo”). La investigación reciente también la ha asociado con lo siguiente:

·  tumores sólidos

· Diabetes Mellitus tipo 2

· artritis reumatoide y dolor articular

· pacientes con trastornos hormonales


Existen dos maneras de medir la PCR: la prueba PCR convencional y la prueba ultrasensible (PCR-us).

· La prueba convencional (PCR) mide cantidades elevadas de PCR que oscilan entre los 10 y los 1000 mg/L.

· La PCR-us, en cambio, mide las concentraciones ligeramente elevadas en un rango de 0.5 a 10 mg/L.

La concentración en sangre deseable de PCR-us ha ser menor de 1,0 mg/L y se considera como elevada a partir de 3,0 mg/L.


Proteína C Reactiva ultrasensible

Nivel de riesgo enfermedad cardiovascular

< 1 mg/L

Riesgo bajo

--------------------------

1-3 mg/L

Riesgo moderado

--------------------------

> 3 mg/L

Riesgo elevado


Niveles de riesgo publicados en 2003. American Heart Association / Centers for Disease Control and Prevention Scientific Statement

¿Quién debe medirse la PCR-us?

Desde el punto de vista de la prevención y puesto que la PCR-us es sensible a un estado inflamatorio persistente y crónico el cual incluye desde la enfermedad cardiovascular, diabetes mellitus y hasta enfermedades autoinmunes como el cáncer, entre muchas otras, es recomendable que se realice esta medición en la población en general, mujeres embarazadas y en la población pediátrica, cuando menos una vez al año, como parte de una revisión anual de salud. En caso de que el valor en sangre sea mayor a 1 mg/L va a ser importante que te acerques a un equipo de profesionistas de salud que incluya tanto a un médico como a un nutriólogo, con el objetivo de que te ayuden a identificar aquellos cambios que es necesario que realices para que tu cuerpo encuentre nuevamente el equilibrio y, por lo tanto, la función celular.

Una de las estrategias más importantes para llevar a cabo es que tengas un peso saludable y que evites consumir refrescos y alimentos empacados. El tipo de alimentación que tu cuerpo requiere no se encuentra en una etiqueta sino en alimentos naturales que incluyan alimentos de origen animal, muchos vegetales de hoja verde, muchas verduras de variedad de colores (pimientos, berenjena, etc.), así como grasas o aceites saludables como el aceite de aguacate u olivo en lugar de usar aceite de canola o soya.

Algunos factores que se han asociado a que la PCR-us se eleve son la salud del hígado y la salud digestiva. Es importante asesorarte para aprender a comer mejor ya que lo que comes tiene un gran impacto en la función de ambos.


¿Qué tan seguido es necesario medir la PCR-us?

La frecuencia de la prueba depende de tu estado de salud, pero si la PCR-us se encuentra elevada (mayor a 3 mg/L), es importante monitorearla cuando menos de forma mensual ya que indica riesgo cardiovascular; con valores por debajo de 3mg/L puedes monitorearla cada mes; así podrás saber si los cambios que estás haciendo están teniendo impacto o si es necesario cambiar de estrategia médica o de intervención nutricional.


Antes de realizarte la prueba de laboratorio es importante que dejes de tomar cualquier suplemento o multivitamínico tres días antes de realizarte cualquier estudio de sangre. La PCR-us la puedes solicitar por separado a las pruebas de laboratorio SMAC. Se requiere de un ayuno de entre 10 y 12 horas; de preferencia de 12 horas para tener resultados más precisos.

Referencias

1. Mazidi, M., Rezaie, P., Ferns, G. A., & Vatanparast, H. (2017). Impact of Probiotic Administration on Serum C-Reactive Protein Concentrations: Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Control Trials. Nutrients, 9(1), 20. https://doi.org/10.3390/nu9010020

2. Haro-Acosta, M. E., Esparza-Cisneros, J. R., Delgado-Valdez, J. H., & Ayala-Figueroa, R. I. (2014). Ultra-sensitive C-reactive protein associated to nutritional status and biochemical profile in Mexican shoolchildren. Revista Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social, 52(4), 398-403.

3. Kaptoge S, Di Angelantonio E, Lowe G, et al. C-reactive protein concentration and risk of coronary heart disease, stroke, and mortality: an individual participant meta-analysis. Lancet. 2010;375:132-140

4. National Lipid Association. Pearson TA, Mensah GA, Alexander RW, et al. Markers of inflammation and cardiovascular disease: application to clinical and public health practice: a statement for healthcare professionals from the Centers for Disease Control and Prevention and the American Heart Association. Circulation. 2003;107(3): 499-511

5. Krause A, Kathleen L, Mahan M. Nutrición y dietoterapia. Doceava edición. Pensylvania, USA: Ed. Interamericana Mc Graw Hill; 2009.

6. Ridker PM, Wilson PW, Grundy SM. Should C-reactive protein be added to metabolic syndrome and to assessment of global cardiovascular risk?. Circulation. 2004;109(23):2818–2825. doi:10.1161/01.CIR.0000132467.45278.59

7. Sumithra, N. U., Lakshmi, R. L., Leela Menon, N., Subhakumari, K. N., & Sheejamol, V. S. (2015). Evaluation of Oxidative Stress and hsCRP in Polycystic Ovarian Syndrome in a Tertiary Care Hospital. Indian journal of clinical biochemistry : IJCB, 30(2), 161–166. https://doi.org/10.1007/s12291-014-0427-3

8. Oliveira, M., Costa, L.O., Farias, F.A., Viana, A.O. & Santos, M.P. (2007). Correlation of high sensitivity C-reactive protein levels and clinical and laboratory parameters in polycystic ovary syndrome patients . Revista Brasileira de Ginecologia e Obstetrícia, 29(5), 241-247.

9. Vyakaranam, Sapna & Kondaveedu, Sindhu & Nori, Srinivas & Dandge, Shailendra & Varma, Aparna. (2018). Study of Serum High-sensitivity C-reactive Protein in Subclinical Hypothyroidism. Indian Journal of Medical Biochemistry. 22. 66-70. 10.5005/jp-journals-10054-0057.

10. Dessein, P. H., Joffe, B. I., & Stanwix, A. E. (2004). High sensitivity C-reactive protein as a disease activity marker in rheumatoid arthritis. The Journal of rheumatology, 31(6), 1095–1097

11. Shrotriya, S., Walsh, D., Nowacki, A. S., Lorton, C., Aktas, A., Hullihen, B., … Estfan, B. (2018). Serum C-reactive protein is an important and powerful prognostic biomarker in most adult solid tumors. PloS one, 13(8), e0202555. doi:10.1371/journal.pone.0202555

12. As a marker for chronic inflammation, hs-CRP assists in the identification of subjects with an increased risk of cancer death. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev; 21(11); 2076–86. ©2012 AACR.

13. Ridker PM et al. Comparison of C-reactive protein and low-density lipoprotein cholesterol levels in the prediction of first cardiovascular events. N Engl J Med. 2002; 347: 1557-1565. 3.

14. Ridker, P. M., Cushman, M., Stampfer, M. J., Tracy, R. P., & Hennekens, C. H. (1997). Inflammation, aspirin, and the risk of cardiovascular disease in apparently healthy men. The New England journal of medicine, 336(14), 973–979. https://doi.org/10.1056/NEJM199704033361401

15. Ferket, B. S., van Kempen, B. J., Hunink, M. G., Agarwal, I., Kavousi, M., Franco, O. H., … Fleischmann, K. E. (2014). Predictive value of updating Framingham risk scores with novel risk markers in the U.S. general population. PloS one, 9(2), e88312. doi:10.1371/journal.pone.0088312

16. Hernández Pérez, F., Domínguez-Amorocho, O., Manzanarez, L. A. M., & Patiño-Cuervo, D. (2008). Proteína C reactiva ultrasensible (PCR-us) como marcador de riesgo de enfermedad cardiovascular. Medicina & Laboratorio, 14(09-10), 457-478.

17. Liu S, Manson JE, Buring JE, Stampfer MJ, Willett WC, Ridker PM. Relation between a diet with a high glycemic load and plasma concentrations of high-sensitivity C-reactive protein in middle-aged women. Am J Clin Nutr. 2002;75(3):492–498. doi:10.1093/ajcn/75.3.492

18. North, C., Venter, C. & Jerling, J. The effects of dietary fibre on C-reactive protein, an inflammation marker predicting cardiovascular disease. Eur J Clin Nutr 63, 921–933 (2009). https://doi.org/10.1038/ejcn.2009.8

19. Rosuvastatin to prevent vascular events in men and women with elevated C-reactive protein. N Engl J Med 2008;359:2195-2207. Albert CM, et al. Prospective study of C-reactive protein, homocysteine, and plasma lipid levels as predictors of sudden cardiac death. Circulation 2002:105:2505-2509.

20. Shrotriya, S., Walsh, D., Nowacki, A. S., Lorton, C., Aktas, A., Hullihen, B., … Estfan, B. (2018). Serum C-reactive protein is an important and powerful prognostic biomarker in most adult solid tumors. PloS one, 13(8), e0202555. doi:10.1371/journal.pone.0202555

21. Damen, J.A., Pajouheshnia, R., Heus, P. et al. Performance of the Framingham risk models and pooled cohort equations for predicting 10-year risk of cardiovascular disease: a systematic review and meta-analysis. BMC Med 17, 109 (2019). https://doi.org/10.1186/s12916-019-1340-7

22. Kazemi, A., Soltani, S., Ghorabi, S., Keshtkar, A., Daneshzad, E., Nasri, F., & Mazloomi, S. M. (2019). Effect of probiotic and synbiotic supplementation on inflammatory markers in health and disease status: A systematic review and meta-analysis of clinical trials. Clinical nutrition (Edinburgh, Scotland), S0261-5614(19)30159-1. Advance online publication. doi:10.1016/j.clnu.2019.04.004

23. Ahmed, M. S., Jadhav, A. B., Hassan, A., & Meng, Q. H. (2012). Acute phase reactants as novel predictors of cardiovascular disease. ISRN inflammation2012.

24. Hernández Pérez, F., Domínguez-Amorocho, O., Manzanarez, L. A. M., & Patiño-Cuervo, D. (2008). Proteína C reactiva ultrasensible (PCR-us) como marcador de riesgo de enfermedad cardiovascular. Medicina & Laboratorio14(09-10), 457-478.

25. Torrent, M. C., Ferra, F., Leone, M., & Molinas, J. (2017). Relación entre la frecuencia de consumo de ácidos grasos polinsaturados omega 3 dietéticos y proteína c-reactiva en pacientes con riesgo cardiovascular. Invenio: Revista de investigación académica, (38), 91-103.

26. Schommer, V. A., Stein, A. T., Marcadenti, A., Wittke, E. I., Galvão, A. L. C., & Rosito, G. B. A. (2016). Increased ultrasensitive C-reactive protein is not associated with obesity in hospitalized heart failure patients. Einstein (São Paulo)14(3), 352-358.

27. Frota, K., Freire, J. A. P., MOREIRA-ARAÚJO, R. D. R., Ribeiro, V. Q., & Arêas, J. A. G. (2015). Relationship between C-reactive protein and other cardiovascular risk factors in hypercholesterolemic individuals. Embrapa Meio-Norte-Artigo em periódico indexado (ALICE).

28. Fernández-Giusti, A. J., Amemiya-Hoshi, I., Acosta-Evangelista, Z. L., Solis-Acosta, H., Cambillo-Moyano, E., Gutarra-Vela, M., & Guillermo-Sánchez, B. (2015). Proteína C reactiva y su relación con la adiposidad abdominal y otros factores de riesgo cardiovascular en escolares. Acta Médica Peruana32(4), 229-234.

29. Hendijani, F., & Akbari, V. (2018). Probiotic supplementation for management of cardiovascular risk factors in adults with type II diabetes: A systematic review and meta-analysis. Clinical Nutrition37(2), 532-541.

30. Loureiro, C., Godoy, A., Martínez, A., Campino, C., Aglony, M., Bancalari, R., Mendoza, C., Cerda, J., Carvajal, C., Arnaiz, P., Fardella, C., & García, H. (2015). Metabolic syndrome and its components are strongly associated with an inflammatory state and insulin resistance in the pediatric population. Nutricion hospitalaria, 31(4), 1513–1518. https://doi.org/10.3305/nh.2015.31.4.8264

48 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo