Mitos del hígado graso

hígado Jul 19, 2022

Mitos del hígado graso

Conforme se realizan investigaciones, el conocimiento científico evoluciona cambiando los argumentos iniciales. 

Desafortunadamente, la falta de educación o actualización entre algunos profesionales de la salud que se contienen a las guías prácticas clínicas impide que sus intervenciones cambien, perpetúan los mitos y no facilitan la resolución de la enfermedad.

Por ejemplo, la última actualización de la guía referencia rápida para el diagnóstico y tratamiento de la  enfermedad hepática de hígado graso no alcohólico en adultos, se realizó en el 2014. Esta guía contiene la palabra "dieta" una sola vez, indicada como "dieta hipocalórica" sin hacer ninguna referencia a la palabra "nutrición". A falta de estandarización de una "dieta" se deja a la interpretación cuantitativa de los alimentos, enfocada en calorías, en lugar de hacer uso de alimentos específicos que restauren la función celular en el hígado. O sea, da lo mismo que el paciente consuma galletas marías, siempre y cuando no coma muchas. Inaudito. 

 Aquí te dejo algunos mitos relacionados con el hígado graso.

1. El hígado graso se debe al consumo excesivo de alcohol. ¡Falso!

Si bien es cierto que un consumo excesivo de alcohol lleva a una disfunción irreversible del hígado, existen otras razones por las que se puede tener un “hígado graso no alcohólico”.  Algunas de ellas son:

  • Un consumo excesivo de azúcar, fructosa y grasas saturadas.
  • Si padeces sobrepeso u obesidad, el riesgo de desarrollar hígado graso es de cuando menos el 30%.
  • El uso regular de algunos medicamentos, como los esteroides.
  • La pérdida de peso acelerada

2. El hígado graso es una condición poco común. ¡Falso! 

Desafortunadamente, a nivel mundial, la enfermedad por hígado graso es cada vez más común. En México, las enfermedades del hígado representan ¡la cuarta causa de mortalidad! Los estilos de vida con atracones de comida y de alcohol, el consumo de productos industrializados en lugar de alimentos así como el aumento en la obesidad contribuyen a que esta enfermedad sea cada vez más común, inclusive entre niños y adolescentes. 

3. El hígado graso no se puede curar. ¡Absolutamente falso!

El hígado graso debe tratarse con nutrición y, ¿qué crees?, sabiendo qué y cómo comer, en tan sólo 3 semanas se puede revertir esta condición. ¡TRES semanas! La importancia de revertir esta condición se debe a que está relacionada al síndrome metabólico, trastornos hormonales, dislipidemias, fatiga, ganancia de peso y hasta letargo mental. 

Cada día más personas tienen esta condición y ni siquiera lo saben.

También recibimos en consulta a quienes tienen esta afección pero que medicamente no se le ha dado importancia clínica. Mientras se diagnostica la enfermedad, un hígado graso es etapas tempranas puede estar afectando tus hormonas, tu metabolismo y hasta tu mente y emociones pero medicamente "no tienes nada". Hay a quienes le dan medicamentos por aquello de los triglicéridos o el colesterol alto, sin resolver la causa y empeorando la condición del hígado y de las hormonas.

Esta situación me frustra a tal grado que necesito compartir contigo lo que sí funciona y cómo funciona. No acepto que nadie se sienta mal y que el sistema de salud se espere hasta que estés [email protected] para "hacer algo"...y peor aún, tratarlo exclusivamente con medicamentos cuando ésta condición se trata con nutrición.

Tú tienes derecho a sentirte bien y a conocer tus opciones para prevenir, detener y hasta revertir esta enfermedad.

¿Quieres saber cómo identificar si tienes un hígado graso antes de que sea una enfermedad irreversible? Te dejo la información para descargar aquí: