TESTIMONIOS

M.N

Hace 20 años que venía de pelear con mi peso, era una pelea que ya había perdido hace mucho tiempo, estaba completamente rendido a ser obeso, ya me había convencido de que existía gente delgada y gente con sobre peso, y yo estaba en esta última categoría, además de que mi papa tiene sobre peso y diabetes, mis hermanos tienen sobre peso, entonces estaba en mi genética.
Ya había intentado comer menos, comer light, comer sin grasa, comer porciones pequeñas cinco veces al día, comer cereales integrales, pero solo terminaba enojado conmigo y frustrado, bajaba un kilo y subía dos, lleno de cambios de humor y solo podía pensar en mi siguiente comida. Esta frustración inclusive llego a afectar mi matrimonio porque mi esposa me decía que hagamos dieta, que hagamos ejercicio, que mi salud estaba en riesgo, y yo solo me frustraba más, hasta el punto de decirle que me deje tranquilo, que si me moría era mi problema y que al final toda la gente se muere eventualmente.
Llego el COVID y mi papá termino en terapia intensiva y mi hermano internado un mes, casi se mueren y ahí me di cuenta que tenía que cambiar mi vida, que yo no quería morirme y que quería ver crecer a mis tres hijos. A través de las redes sociales conocí a Lucia Chavez y su podcast Vive sin Dietas, ahí explicaban todo lo que había vivido estos 20 años con mi sobre peso, explicaban que mi problema no estaba en comer menos y moverme más, si no que era consecuencia de un desequilibrio en las hormonas. Era difícil de creer lo que decían, ya que era opuesto a todo lo que había hecho en mi vida. Pero la explicación era tan clara y científica, que una vez más me dio la esperanza de poder superar mi problema. Empecé el 4 de enero junto con mi esposa y la primera semana fue la más difícil, hasta que supere la ansiedad que me hacía sentir el azúcar, pero valió la pena porque había bajado 5 kilos, a partir de ahí fue de bajada, sin pasar hambre, sin cambios de humor, con pérdidas de peso constantes, a la fecha 23 kilos. Increíblemente podía pasar 12 horas sin comer y no estaba pensando en mi siguiente comida, mi mente y cuerpo eran libres. Pero tenía muchas dudas y muchos miedos de que lo que estaba haciendo fuera a lastimarme de alguna forma, necesitaba tener un contacto más directo con Lucia por lo que junto con mi esposa nos inscribimos a un curso de nutrición hormonal, fue muy reconfortante y en este curso nos terminó de enseñar a comer nutritivo, a no pensar en calorías si no en nutrientes, gracias al curso dejamos de hacer “dieta” y se volvió nuestro estilo de vida. Nos ayudó a tomar el siguiente y más importante paso, a no heredar un mal estilo de vida a nuestro hijos, por lo que el estilo de vida alcanzo a todos Óscar de 9, Martina 7 y Renata 5, no más pensar que los niños son trituradores de basura, no más cajas de cereales al desayuno o jugos, no más ultraprocesados, no más azúcar, no más aceites de semilla, no más snacks a toda hora. Es impresionante ver como los niños adoptan este estilo de vida con tanta tranquilidad, el problema de asma de mi hija de 7 años se ha reducido considerablemente, hace meses que no tiene una crisis y no necesita su inhalador.
Con el curso aprendimos a volar, pero ahora queríamos llegar hasta la luna, por lo que tomamos una asesoría personalizada de tres meses y ha sido la mejor inversión de mi vida, ya el peso ha pasado a segundo plano, gracias a su asesoría me he conocido a mí mismo sano, sin molestias, sin dolores, no solo mi cuerpo a sanado, si no mi mente, siento que he alcanzado una paz mental a través de la nutrición. Muchas gracias.

 

 

M.R

Inicié el programa de nutrición hormonal con Lucía Chavez en enero porque desde el año pasado que inicié con la perimenopausia me sentía cansada, desanimada, con cambios de humor, ansiedad, sufría insomnio, y estaba frustrada porque a pesar de llevar durante años una dieta y estilo de vida aparentemente saludable, fácilmente podía subir 3-5 kilos en un mes (vacaciones) si dejaba de cuidarme. Durante años he probado dietas diferentes, con restricción calórica, con colaciones entre comidas, etc. Siempre me funcionaban, pero al año recuperaba parte del peso perdido. Siempre he hecho ejercicio, pero el año pasado una lesión articular más el confinamiento añadieron un sedentarismo a mi ritmo de vida que aceleró mi frustración y falta de energía. Una amiga me habló de Lucía y al informarme y ver que se dedicaba a la nutrición hormonal, algo en lo que hacía tiempo estaba interesada, no me lo pensé. Hice cita para consulta y además me inscribí al curso de Nutrición Hormonal en línea. Al ver los resultados de los laboratorios que me pidió Lucía mi sorpresa fue que salieron unos niveles de anticuerpos antitiroideos (TPO y Tg) altísimos, indicativo de una afección autoinmune, Hashimoto. Mi vitamina D además estaba bajísima. Nunca me habían revisado esos parámetros. Todos los laboratorios anteriores (mucho más básicos) siempre me habían salido normal. Y yo seguía feliz siempre pensando que era una persona sana con tendencia a engordar y tener unos kilitos de más (siempre luchando con 3-5 kg por arriba de mi peso ideal). Así que me puse en manos de Lucía y empecé a seguir el “Protocolo” personalizado y diseñado para un hipotiroidismo subclínico. No negaré que al inicio fue abrumador. Nunca he sido de tomar suplementos. Yo vivía convencida que con mi alimentación saludable recibía todos los nutrientes y vitaminas necesarios sin tener que tomar suplementación. Además, me di cuenta de que en mi alimentación anterior el gluten y el azúcar “escondido” predominaba mucho más de lo que pensaba. Por fortuna soy bastante disciplinada y dejar el café, alcohol (vino), carbohidratos, y azúcar las primeras seis semanas, aunque si significó un esfuerzo sobretodo por la parte social, fue relativamente fácil. Ahora puedo decir que después de siete meses los cambios que he visto son realmente impresionantes. Mis niveles de TPO han bajado un 86 % y los de Tg un 62 %. Mis niveles de vitamina D ya están bien. He bajado 6.5 kg y me he mantenido en un peso saludable. Me siento con más energía y muchos días ya duermo mejor. Algunos de los hábitos adquiridos ya no los voy a abandonar de por vida. Siempre tengo presente la “fórmula”. Soy muy fan del ayuno intermitente y mínimo intento no comer en 12 horas (de 8 pm a 8 am) y cuando puedo lo extiendo a 14-16 horas (saltándome cena o desayuno). He eliminado por completo de mi dieta el gluten, el azúcar, la leche de vaca (antes tomaba el café con leche sin lactosa light), la soya, y los procesados. No hago excepciones. Si salgo a comer fuera no pido platillos que tengan esos ingredientes, ni caigo ante las tentaciones de “un día es un día, una probadita”, o “no alcancé a desayunar voy a comerme un par de galletitas de avena light”. Yo desde hace años decidí no comer carnes rojas, sobretodo de res, por diversos motivos. Eso limita un poco a veces las opciones, pero siempre encuentro recetas con alternativas posibles. Lo interesante es que no es que haya dejado de comer muchas cosas, sino que he empezado a comer muchas cosas de manera rutinaria: nueces de Brasil (para el selenio), semillas, otros frutos secos (previamente activados), germinados, aguacate casi a diario (amo el aguacate), fermentados (eso es lo que más me cuesta, pero lo intento), yogurt griego con toda la grasa (que felicidad) y muchos muchos vegetales. Gracias Lucía. Tu apoyo, entusiasmo, energía, y conocimiento, y el de tu equipo, han sido vitales para seguir este camino.

 

 

L.S

Hoy complete mi programa personalizado con la mejor Nutrióloga del “mundo mundial” y su extraordinario equipo. No tengo palabras para describir mi agradecimiento a Dios por guiarme con Lucía Chávez y a Lucía por el trabajo tan profesional que hace. Llegue hace 3 meses a su consulta en línea con un sin fin de padecimientos entre ellos; hígado graso, triglicéridos y colesterol elevados y desorden hormonal,…¡que me tenían en la lona literalmente!;… fatiga crónica, cambios de humor, dolores nocturnos de cabeza, problemas en mi piel, insomnio y puedo seguir con la lista….Hoy soy otra con 40lbs menos, con muchísima energía, el hígado graso se revirtió, se acabaron los dolores de cabeza, ya no tengo esos bajones de animo, duermo mejor (ya no ronco), mi piel a mejorado muchísimo y me vuela la cabeza entender que mi bienestar estaba y está en lo que como todos los días. Gracias Lucía y equipo por tan profesional acompañamiento y por contribuir a nuestra comunidad compartiendo todos tus conocimientos.

 

 

C.V

Estoy feliz con los resultados que he logrado tener en mi salud, con el protocolo que Lucia preparó especialmente diseñado para atender mis necesidades. Recomiendo ampliamente sus servicios. Lucía y su equipo siempre están al pendiente de ti, de cualquier duda que pudieras tener la atienden de forma inmediata a través de su plataforma. Otro aspecto importante que me encanta de Lucia es su constante preparación y actualización en los temas de salud y nutrición, su compromiso con la investigación sobre los mejores productos, suplementos, ingredientes y alimentos que beneficien tu salud, las guías de apoyo preparadas de una manera sencilla, gráfica y comprensible para que puedas tomar decisiones sobre diversos temas de salud y alimentación. Lucia es mi coach de salud y longevidad.

 

 

C.F

Hola, mi nombre es Cesar, soy in Lic. En informática de 47 años. Y por mucho tiempo he batallado con mi sobrepeso, he notado como mi movimiento físico se ha ido disminuyendo con el paso de los años, y veo como cada vez me costaba mas trabajo no estar agitado. El peso con el que entre a este programa fue de 124 kg, mido 1.93mts así que, aun estando alto, se nota mucho el peso. Mi rostro estaba como infladito, como un globo de fiesta de niños. Mis niveles de azúcar estaban ya en prediabetes (120) y el futuro se miraba muy incierto.
Me invitaron a este programa y las primeras semanas fueron muy duras (por la desintoxicación), pero desde el comienzo comencé a notar como poco a poco, día a día comenzaba a perder peso de una forma muy notoria. Mis niveles de azúcar se normalizaron y poco a poco he recuperado el uso de mi cuerpo. Ahora me di cuenta de que en verdad puedo hacer actividades físicas de una manera mas “normal”. Ya no me agito a la primera. Mi cuerpo me responde correctamente e incluso he notado una diferencia significativa en el desempeño de mis actividades maritales en un nivel que no había visto desde que estaba en mis años 20s. El peso que tengo el día de hoy siguiendo este programa es de 108kg y la tendencia continua a la baja sin hacer actividades físicas (como ejercicios fuertes), solo una caminata en las mañanas con mi mascota. Mis niveles de azúcar están en los bajos 90’s al grado que ya no tomo medicamento para controlarlo.
El futuro se ve mucho más claro y aun cuando hay todavía camino por recorrer. Solo por el echo de ya no tomar medicamentos para controlar el azúcar y alejarme del precipicio de una diabetes, todo este esfuerzo ha valido la pena.
Para todo aquel que lea esta recomendación, no se esperen. Tu cuerpo te lo agradecerá, no lo dudes.

 

 

Y.C

La intención de este testimonio es para persuadirlos a enfocarse en encontrar la raíz de los problemas de salud, y no sólo atender los síntomas mediante el uso de medicamentos. El 22 de diciembre del 2020, me contagie de COVID, tuve síntomas muy severos me dio neumonía, me coagule, perdí el olfato, el gusto. Tuve depresión y ansiedad a causa de la enfermedad muy fuertes, nunca antes había experimentado una depresión así, perdí toda la fuerza física, tenia lagunas mentales, no me podía concentrar, entre otros síntomas. Tomé una cantidad enorme de medicamentos, después de dos meses y medio me dan de alta, me hago exámenes de laboratorio y me dicen que terminé con secuelas, de la tiroides y me salió el colesterol alto. Me sentía intoxicada de tantos medicamentos, siempre he sido sana y según yo el COVID no me iba a hacer nada. Desafortunadamente no fue así, en febrero veo a Lucia, me sentía terrible físicamente, mentalmente, emocionalmente, no sabia como empezar ni por donde. Lucia me da un protocolo por las secuelas del COVID, ve mis estudios y me hace un programa de nutrición funcional, me dice que lo siga por un mes. Hoy les quiero compartir que después de tres meses, por fin me puedo reconocer, soy otra completamente, es maravilloso cómo la nutrición funcional en las manos de una persona ética y profesional cómo Lucía cambia el curso de tú vida. Hoy reconozco el poder de la nutrición para sanar. Un tratamiento funcional empieza desde la prevención, no se necesita esperar a que se llegue a un punto crítico, no se trata de apagar síntomas sino buscar las raíces de posibles causas para arreglarlas y mejorar la calidad de vida y vivir más sanos. La nutrición funcional es un modelo de atención consciente y de sanción con un enfoque mas completo para tartar cualquier enfermedad, cultivando la armonía el equilibrio y el bienestar. Todo está conectado, entender la relación del cuerpo, la mente y el espíritu son elementos esenciales en el diagnóstico y tratamiento de cualquier enfermedad. Hoy sólo con cambios en mi alimentación, sin ningún medicamento pude ver cambios impresionantes físicos, mentales, y emocionales. Hoy más que nunca reconozcamos el poder de los alimentos para sanar nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras emociones.

 

 

A.B

Hola, soy de Tijuana tengo 34 años y hace un par de años asistí al médico porque tenía síntomas que al investigar estaban relacionados con las hormonas, resultó que no tenía nada, el ginecólogo me regañó y solo me respetó merformina y bajar de peso. Nada cambió.
Las cosas empeoraron con la pandemia y la mala alimentación mis comidas estaban basadas en carbohidratos, proteínas de origen animal y grasas.
Me sentía muy cansada, sin motivación, dolores de cabeza constante, sin energía, poca concentración, irregularidad en la menstruación, llanto incontrolable, cambios de humor, etc
Durante el curso de Lucía en 5 días bajé 3.5 kilos, pero eso es lo de menos a dos semanas de seguir sus recomendaciones y dedicarme a nivelar mis hormonas, mi energía volvió, mi ánimo está al 100, sin dolores de cabeza, no hay cambios de humor, se fue el llanto incontrolable, más concentración.
Es increíble el cambio que he tenido, mi verdadero yo esta resurgiendo.
100% recomendado.

 

 

D.T

Recomiendo ampliamente el programa de nutrición hormonal que Lucia y su equipo ofrecen en la modalidad de tres meses. Para mi ha sido maravilloso hacerlo, ver sus resultados, apreder muchísimas cosas sobre nutrición, cuerpo y hormonas, bajar de peso (7 kilos hasta ahora); y sentirme en control de mi salud y bienestar. Pero sobre todo ha valido la pena sentirme mucho mejor y quitarme un montón de síntomas relacionados con la menopausia. Vale mucho la pena apegarse a las recomendaciones, tomar los suplementos que recomienda, y hacer las alimentación como se indica para ver los magnificos resultados. Claramente no es una dieta, es un estilo de vida. Gracias Lucia y Alejandra por su estupendo e inspirador trabajo.

 

 

Conoce todos los testimonios

VER MÁS